New York

26.02.2019

Nueva York siempre te sorprende.
Este es el relato de mis 2 viajes a Nueva York, en distintas épocas del año y con distinta compañía en el viaje, y de lo sorprendente de esta ciudad a la que volvería mil veces más.

La primera vez que fui a la gran manzana fue en el 2012, con mis hermanas (tengo dos hermanas más chicas, Sabrina y Daniela) e #hijomayor de 1 año (que en ese momento era hijo único). Era un viaje que teníamos pensado de hacia rato y se fue postergando, después quede embarazada (y todo lo que eso implicó), pero con el pequeño de 1 año y caminando creímos que era momento de retomar los detalles de este viaje pendiente, así lo hicimos y en noviembre estábamos listas para salir.

La segunda vez fue mayo, con toda la familia (#maridonovio #hijomayor #hijomenor) y mis suegros!!!. También fue un viaje muy planeado, esta vez, también, aprovechamos a visitar familia por parte de Chris.

Para llegar a Nueva York hay miles de opciones de vuelos (con y sin escala/s), y como les voy a comentar más abajo, en cualquier época del año es maravillosa recorrerla (cada uno tiene sus preferidos, ya sea porque te gusta más el invierno o el verano, porque preferís nieve o sol). El clima es bien marcado, por eso decirles que, en verano tiene promedio de 30º de temperatura (MUY caluroso) y en invierno el promedio es de 5º (MUY frío).

Ambas veces llegamos a JFK, es un aeropuerto que se conecta muy bien con el centro de Manhattan o el resto de la isla, cargamos valijas y nos fuimos en "subway". No teman que es muy sencillo, y siempre hay alguien que habla español, si no estas muy canchero con el ingles. Lo importante es comprar la tarjeta (METROcard) vale usd 1 y hay opción de comprar solo el viaje o, de comprar la que es "ilimitada" que podes ir cargando a medida que te quedas sin crédito; Si vas a usar mucho el sistema de transporte público (y creeme que lo vas a hacer porque es la mejor manera de recorrer Nueva York) te conviene esta última.

*Central Park: La primera vez que fuimos lo recorrimos poco, porque fue el día después de una intoxicación con chicken wings (esto merece un posteo aparte pero por el bien de una de mis hermanas, que nunca revelare cual-pero que es la más alta-) así que fuimos solamente a Strawberry Fields y aledaños y cruzamos hasta el edificio Dakota donde Jhon Lennon vivía y donde fue asesinado.

En mayo, la segunda vez, era primavera y con dos pequeños de 6 y 4 años el parque era un super plan, así que decidimos recorrerlo todo, y para esto alquilamos unas bicis, con conductor, que nos hicieron un recorrido completo y nos permitió para en todos los rincones más conocido del parque, y obviamente volví a Strawberry Fields. Lo bueno de ese "sistema" es que te permite conocer todos los puntos más turísticos del parque y después uno puede caminar y disfrutar de lo que más le haya gustado más.

*Madison Square Garden: En el viaje con #hermanas fuimos a ver un partido de la NBA y en el segundo viaje fuimos con #maridonovio a ver a Bon Jovi. En ambas ocaciones me dejo impactada la forma que tiene de hacer de todo un show; Lo tranquila y ordenada que fueron, tanto la entrada, como la salida, en ambos casos y los vasos ENORMES de cerveza que vendían.

*Puente de Brooklyn: En el primer viaje llegamos al puente con las intenciones de cruzarlo entero caminando, pero resulta que era noviembre y empezó a nevar; No les niego que fue hermoso pero el frió era intenso y a mitad del camino pegamos la vuelta a buscar refugio en una cafetería. En todo caso las donouts que nos comimos compensaron, un poco, el final trunco nuestro cruce.

La segunda vez si que tuve revancha, no solo lo cruzamos caminando sino que decidimos recorrer un poco de Brooklyn Heights, el que fuera uno de los barrios más elegante lejos de Manhattan. Almorzamos y después nos quedamos admirando la isla desde Brooklyn Heights Promenade, un largo mirador desde el cual se puede contemplar, en todo su esplendor, el Puente de Brooklyn, la Estatua de la Libertad y todos los edificios.

*Estatua de La Libertad: en ambas ocaciones tomamos el ferry que une Manhattan con Staten Island (uno de los distritos que componen la ciudad de Nueva York). Es gratuito, tiene varias salidas diarias (consultar los horarios dependiendo del día), desde el ferry se tiene una vista privilegiada de la señora de bronce, y tanto a la ida como a la vuelta se pueden sacar unas muy buenas fotos.

Lo único distinto que hicimos, en mi segunda visita, fue que recorrimos el Hudson River Park, con una vista preciosa del río, la estatua a lo lejos, varios restaurantes y bares a lo largo del parque, flores maravillosas en todo el recorrido y ardillas para la foto.

Además en el camino nos encontramos con el "carrusel acuático" en el Battery Park (más cercano al muelle donde se embarcar para el ferry).

*Times Square: en ambos viajes tuve la misma sensación, solo cuando llegue a esta pequeña, pero famosísima plaza, pude sentir que estaba en Nueva York. Es que los carteles, la gente, los teatros, es lo que solemos ver siempre de esta ciudad, y aunque Nueva York es muchísimo más que esto, la sensación de llegar que se experimenta en Times Square no se experimenta en otro lado.

*Museo de Ciencias Naturales: Me declaro fanática de ese lugar, me encanta. En ambas visitas fuimos y nos pasamos prácticamente el día entero ahí adentro recorriendo cada una de sus salas; Es inmenso y muy entretenido para los niños. Les recomiendo visitar la página del museo y ver que día en la semana tiene la opción de "paga cuanto quieras", prácticamente todos los museos de la ciudad lo tienen, y es un día que, tal cual lo dice el slogan, pagas lo que quieras de entrada.

*MOMA: museo de arte moderno, donde hay muestras itinerantes y algunas obras muy famosas como: La noche de las estrellas de Van Gogh, Las Señoritas de Avinion de Piccaso, por nombrar solo dos. Fuimos solo la primera vez, en la segunda con los chicos y otras prioridades, no pudimos ir.

*Sobre las vistas desde rascacielos: En mi primer visita subimos a el Empire State, es uno de los edificios más altos de la ciudad, y tiene dos miradores (uno en el piso 86 y otro en el 102) en ambos la vista es impresionante. Fuimos a última hora de la tarde para poder ver, también, la ciudad de noche iluminada, es verdaderamente bellisimo (aunque en noviembre casi nos volamos del viento, valió la pena).

En la segunda visita fuimos al One World Observatory en el World Trade Center, el impacto y el asombro fueron bastantes parecidos, este último te ofrece una vista a la ciudad, pero también al río, por su ubicación. Además el ascensor, que sube en tiempo record (tan solo 47 segundos) hasta el piso 102 donde esta el observatorio; A medida que vas subiendo, se proyecta una presentación de como se fue poblando y construyendo la ciudad.

*China Town, Little Italy: Aunque de este segundo va quedando poco porque China Town esta copando todo, es muy pintoresco y divertido recorrer a pie estos dos barrios bien pegados el uno del otro. Como por arte de magia cruzas una calle y te encontras en medio de la china, con carteles, comidas y aromas orientales. Les recomiendo recorrer sus calles, sus comercios y comer o tomar un helado (de sabores muy locos) en el sector.

*Otros datos importantes:

-Hay graffitis en varios sectores de Manhattan, pero si la idea es hacer un recorrido con este hilo conductor, lo mejor es ir a Brooklyn.

-Hay varias jugueterías, pero les diría que no se pierdan la tienda de LEGO en Rockefeller Center.

-Obras de teatro hay miles y de distintos precios, si van a Times Square puden acercarse a la taquilla de TKTS te venden entradas para el mismo día con hasta un 50% de descuento, claro que tenes que llegar y ver que hay, y probar suerte.

-Los mil y un edificios que fotografiar, les recomiendo que caminen y se dejen maravillar, Nueva York es una ciudad en constante cambio que siempre te sorprende.